Por favor, use este identificador para citar o enlazar este ítem: http://hdl.handle.net/10469/8446
Tipo de Material: Otro
Título : Carta pastoral que el Ilmo. y Rmo. Señor Doctor Don Pedro Rafael González y Calisto, Obispo de Ibarra, dirige a sus diocesanos con motivo del Jubileo extraordinario para el año de 1886 decretado por N. Smo. Padre el Papa León XIII [Folleto].
Autor : González y Calisto, Pedro Rafael. Obispo
Fecha de Publicación : 1886
Ciudad: Editorial : Quito, Ecuador : Imprenta del Clero.
Código de biblioteca: FER1L006812 -- (msc11)
Cita Sugerida : González y Calisto, Pedro Rafael. Obispo. 1886. Carta pastoral que el Ilmo. y Rmo. Señor Doctor Don Pedro Rafael González y Calisto, Obispo de Ibarra, dirige a sus diocesanos con motivo del Jubileo extraordinario para el año de 1886 decretado por N. Smo. Padre el Papa León XIII. Quito, Ecuador : Imprenta del Clero.
Descriptores / Subjects : CARTA PASTORAL
ACTIVIDAD RELIGIOSA
LEÓN XIII. PAPA
CLERO
CRISTIANOS
ECUADOR
CATOLICISMO
RELIGIÓN
Paginación: 20 p.
Resumen / Abstract : Nos, Dr. D. Pedro Rafael González y Calisto, por la gracia de Dios y de la Santa Sede Apostólica, Obispo de Ibarra. Al venerable Clero y á los fieles de nuestra Diócesis, salud en Nuestro Señor Jesucristo. Venerables hermanos y amados hijos en el Señor: Dios Nuestro Señor que en los consejos de su infinita misericordia tiene establecido que donde quiera que abunda el mal abunde también el remedio, ha dispuesto que en los tiempos que alcanzamos, tiempos en que el poder infernal ha agotado sus esfuerzos y diabólicos recursos para perder al linaje humano; tiempos en que ideas disociadoras y antireligiosas han extraviado la mente y corrompido el corazón de una gran parte de los hombres; tiempos en que doctrinas opuestas al carácter de mansedumbre, paz y caridad propios del cristianismo han difundido el espíritu de rebelión en las sociedades y producido guerras y desastres interminables; tiempos, en fin, en que grandes calamidades morales y físicas afligen á los pueblos, se hayan abierto con más frecuencia y en mayor abundancia los tesoros de precio infinito que Aquel que se sacrificó por la salud de los hombres, dejó depositados en el Arca Santa de su Iglesia, para que aprovechándonos de ellos pudiésemos purificar nuestras conciencias en las aguas de la regeneración, satisfacer á la justicia divina y aplacar al Todopoderoso justamente irritado por el trastorno del orden moral en las naciones.
URI : http://hdl.handle.net/10469/8446
Aparece en las colecciones: Fondo Ecuatoriano Republicano I (FER1) - LIBROS

Archivos en este ítem:
Archivo Descripción Tamaño Formato  
A-Cubierta-F-msc11-Gonzalez-6812.jpgFolleto - cubierta111,3 kBJPEGThumbnail
Visualizar/Abrir
FBNCCE-msc11-Gonzalez-6812.pdfFolleto - texto completo5 MBAdobe PDFThumbnail
Visualizar/Abrir


Este ítem está sujeto a una licencia Attribution NonComercial ShareAlike (CC BY-NC-SA 4.0)
Licencia Creative Commons Creative Commons